Intercambio Internacional de buenas prácticas TIC en Bruselas

Intercambio Internacional de buenas prácticas TIC en Bruselas

Los días 6 y 7 de febrero ha tenido lugar en Bruselas la celebración de #ESkills4Diversity, “Oportunidades Inclusivas en TICs”, un evento en el que, además de compartir Buenas Prácticas TIC entre diferentes entidades -incluida La Rueca Asociación-, también se ha presentado el Informe “Promoting Integration & Diversity In The Digital Labour Market” (Promoviendo Integración y Diversidad en el Mercado Digital de Trabajo).

La Conferencia forma parte del proyecto diversITy  dirigido por empirica con el apoyo de J.P. Morgan.

El proyecto ha llevado a cabo una evaluación de las cibercapacidades y de los programas de formación en tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que apoyan el acceso al mercado laboral de diversas poblaciones. El objetivo era obtener información práctica sobre la eficacia de los diferentes tipos de iniciativas de formación en TIC para preparar y colocar a los solicitantes de empleo en puestos de trabajo tecnológicos significativos, con especial atención a la promoción del acceso inclusivo a poblaciones diversas. Identificó y analizó programas de formación en TIC que tienen por objeto preparar y colocar a los solicitantes de empleo en puestos de trabajo tecnológicos significativos, centrándose en diversos grupos destinatarios, entre los que se incluyen las mujeres, los jóvenes en riesgo de exclusión social o procedentes de entornos socioeconómicos difíciles, los inmigrantes o los adultos desempleados que cambian de carrera. El enfoque geográfico se centra en Alemania, Francia, el Reino Unido, Irlanda, España, Polonia y Sudáfrica.

La Rueca Asociación ha participado a través de nuestra compañera Ángela Caballero, compartiendo las buenas prácticas del Proyecto Tecnolab, así como en la sesión “Metodologías de Formación y Posibles Caminos”, en la que han debatido estrategias para conseguir llegar a las personas en situación de riesgo de exclusión y darles las herramientas TIC que mejor les puedan ayudar a conseguir empleos. Además, se trataron temas como cuáles pueden ser los caminos más prometedores para adquirir conocimientos TIC , prácticas y puestos de trabajo,  la necesidad de múltiples actores en el partenariado para conseguir una formación exitosa, y la importancia de la certificación de la formación, para su posterior integración en el mercado laboral.

En la presentación del informe “Promoting Integration & Diversity In The Digital Labour Market”, se ha visto que para 2025, la demanda global de especialistas en TIC en Europa aumentará hasta alcanzar los 1,67 millones de trabajadores. Los seis países europeos evaluados, se enfrentan actualmente a una escasez de 477.000 especialistas en TIC en diferentes niveles de cualificación. Esto podría aumentar hasta 1,26 millones en 2020 e incluso más. Los actuales sistemas de educación y formación no podrán hacer frente a esta demanda. Esto representa oportunidades para crear y ampliar vías más inclusivas para los grupos sub-representados y una fuerza laboral verdaderamente diversa.

Una de las conclusiones del informe es la necesidad de actuar para superar las crecientes carencias en materia de cualificaciones en TIC, que pueden observarse en la gran mayoría de los países europeos. Refiriéndose a la escasez de competencias, el Prof. Dr. Bruno Lanvin, INSEAD y coeditor del informe del Índice Global de Competitividad de Talentos 2018 sobre “Diversidad para la Competitividad”, expresó que “una gran escasez de competencias en TIC afectará al crecimiento económico futuro. Se trata de una zona con un enorme potencial sin explotar para crear una mano de obra diversa a través de programas específicos de formación inclusiva en TIC y, al mismo tiempo, contribuir a colmar la brecha de cualificaciones”. Las personas que abandonan los estudios sin cualificaciones, los trabajadores con cualificaciones anticuadas, pero también las personas con diversos antecedentes y las mujeres, presentan un enorme potencial para modificar y ayudar a reducir las diferencias de cualificaciones.

Los programas de formación inclusivos, como los que se evalúan e identifican como ejemplos de buenas prácticas en el Proyecto DiversITy, ya marcan la diferencia en la actualidad. Sin embargo, son “muy pequeños y muy pocos”. Necesitan ser más grandes en escala y sostenibles en su funcionamiento. 

Otra de las lecciones aprendidas es que la industria debe participar activamente en todas las fases de desarrollo y ejecución de los programas de formación para que sean un éxito. Además, es necesario integrar mejor la formación en TIC en las corrientes educativas existentes. Debido a la rápida evolución de la industria de las TIC, la educación y la formación deben adaptarse más rápidamente.

Muchos de los programas de capacitación inclusiva en TIC que se han identificado desarrollaron enfoques interesantes y conceptos prometedores. Lamentablemente, algunos de estos programas tienen dificultades para continuar debido a las dificultades de financiación. Por lo tanto, la sostenibilidad debe ser una prioridad absoluta en el diseño de la formación inclusiva en TIC.

La clave de la sostenibilidad se encuentra en la estrecha colaboración de la industria, las políticas y los proveedores, para establecer las estructuras necesarias. Estas estructuras son de naturaleza financiera, burocrática y práctica

Los resultados del proyecto diversITy, que incluyen un resumen de políticas, un resumen para profesionales y un repositorio en línea de estudios de caso de programas de capacitación inclusiva en TIC en 7 países, pueden consultarse en www.eskills4diversity.com.